EL ACCIDENTADO - Información para afectados por accidente de tráfico

Daños personales en accidente de tráfico

Daños personales en un accidente de tráfico. En este caso nos referimos, como antes comentamos, a cualquier persona que directamente se haya visto involucrada en el accidente de tráfico. Pueden ser los conductores de uno, dos o más vehículos; uno o varios ocupantes de los mismos; uno o varios peatones; un grupo de ciclistas, etc. En este supuesto entrarían en juego:

  • Las lesiones físicas derivadas del siniestro y que pueden detectarse de forma inmediata: fracturas, contusiones, quemaduras, cortes, amputaciones, etc.
  • Las lesiones físicas derivadas del siniestro que pueden manifiestan o diagnosticarse en horas, incluso días, posteriores al accidente de tráfico: lesiones cerebrales, daños medulares, cervicalgias, lumbalgias, pérdida de órganos o de parte de su funcionalidad, pérdida del feto, etcétera.
  • En esta categoría se incluye también el impacto emocional y psíquico (estrés postraumático, depresión reactiva, etc.) que suele impedir a la persona retomar su estado anímico normal y requerir de algún tipo de terapia y/o tratamiento farmacológico.
  • Fallecimiento

Para la valoración e indemnización de este tipo de daños se deberán tener en cuenta diversos factores, tales como: los gastos ocasionados en concepto de medicamentos, los días de incapacitación para el ejercicio profesional en los que se ha dejado de obtener un beneficio económico (lucro cesante), gastos de transporte, etc. De igual forma, se estimará el importe a indemnizar en concepto de los daños que hayan dejado lesiones permanentes (secuelas) en los afectados. Siempre serán objeto de indemnización las lesiones permanentes, las incapacidades temporales y los fallecimientos. En este último caso se incluirán, además, los gastos derivados del sepelio.

Estas cantidades se aplican conforme el baremo que se publica anualmente y que resulta de la aprobación de la modificación de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobada en su correspondiente Real Decreto Legislativo.